jueves, 2 de junio de 2011

Reivindicando la cultura de la dimisión.

Seré un cándido al que le gusta la utopía pero me gustaría tener dirigentes vocacionales que se presentaran a los cargos por motivos altruistas y que defendieran sus proyectos hasta no poder mas... pero que el día que no pudieran mas dimitieran.

Me explico:

Me hubiera gustado tener un Presidente del Gobierno que defendiera sus ideas económicas hasta el día en que Europa le impusiera las suyas y que ese día hubiera presentado su renuncia.

Me hubiera gustado tener un Secretario General del PSOE que una vez reconocida su responsabilidad en la derrota electoral de su partido hubiera presentado su dimisión.

Me hubiera gustado tener unos representantes sindicales y unos representantes patronales que una vez reconocida su incapacidad para llegar a un acuerdo colectivo (creo que su razón de ser) hubieran dimitido y dejado que otros se sentaran a la mesa.

Me hubiera gustado que el responsable del abuso se la Plaza de Cataluña hubiera dimitido ya.

Que empeño el de los políticos de ahora de seguir en la poltrona a toda costa (con perdón por haber dicho costa).

Como le contaba a un amigo en facebook, pienso que el político debería dimitir en cuanto las cosas se le torcieran un poco porque sobran voluntarios para ocupar el sillón y otro vendrá que bueno te hará...

No puedo entender como a un político se le está llamando ladrón y sigue en su puesto, la simple insinuación debería llevar a la dimisión y si eso se considera un victoria del rival que este a su vez dimita en cuanto la sentencia sea favorable al previamente dimitido (si lo entiendes será un milagro).

En fin, que ningún político debería estar en la política para quedarse y dimitir es sano y es una cuestión de honor , que yo recuerde, solo Borrell parece un hombre de honor.

Pero mi memoria es mala, recuérdame mas políticos que hayan dimitido.


13 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo.
    Y no, no recuerdo muchos más - al menos, de cierta relevancia.
    Lo más parecido, reciente, Alex de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  2. Que terminasen su mandato y cumplieran con su adiós, ahí tienes al Sr. Aznar que lo hizo.

    Dimitir o irse,....puede que Suarez...pero eso es otra historia.

    Y que nadie te quite tus sueños amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues, Adolfo Suárez, no sé si lo suyo fue exactamente una dimisión o una huida, pero en cualquier caso se fue y los muchos errores que cometió los pagó todos, defendiendo a Gutiérrez Mellado de la brutalidad y la ignorancia de los de siempre y quedándose luego de pie en un congreso donde volaban las balas.Una estampa digna. Yo tenía siete años, creo que fue la última.

    Discrepo de Senovilla con lo del Sr Aznar. Terminó su mandato pero no sé si lo que él hace se puede llamar cumplir con su adiós :D

    A mi también me hubiera gustado, Logio, todo lo que dices tú. Un beso y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Querido amigo,
    Buff! después de escribir una pequeña retahíla no sé qué toco y lo borro todo :(
    En fin, estoy completamente de acuerdo, lo único que pienso es que los sindicatos se han convertido en una institución obsoleta, pagada por el estado y protegiendo los intereses de los ciudadanos, no hay nada más contradictorio que un sindicato. Por otra parte, esta vuelta a los Estados absolutistas de validos, intrigas y revueltas es, cuanto menos, bastante curiosa... :S

    ResponderEliminar
  5. Entre los politicos el lottite está a la orden del día. No hay dios que los despegue.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¿Y para que dimitir?, si ningún partido le presiona.
    Menudo corralito de vividores.
    Buen finde amigo.

    ResponderEliminar
  7. @momoetmoi Para mi son necesarios, ellos y la patronal deben marcar unas reglas de juego pero si son incapaces de hacerlo deben dejar paso a otros que lo hagan pues si tienen una razón de ser es precisamente la de llegar a ese acuerdo social; si no hacen aquello para lo que están designados ¿para que los queremos?

    ResponderEliminar
  8. Yo votaré a aquel que me prometa que seguirá su programa con todas las consecuencias y que si no puede cumplirlo se irá. Solo eso pido.

    ResponderEliminar
  9. @Logio
    Claro, son necesarios, pero como tú dices, cumpliendo su función. Ahora bien, cómo van ha hacerlo sin morder la mano que les da de comer?, es decir, el gobierno. Los sindicatos no deben, a mi modo de ver las cosas, de estar financiados en ningún porcentaje por el poder político. Está claro que en este país no existe una verdadera división de poderes y ese es el comienzo de muchos de los errores que se cometen.
    "La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado" art 2.2 de la Constitución

    ResponderEliminar
  10. No nos debería extrañar esas ansias garrapatescas de chupar la sangre hasta el final, en un sistema diseñado para convertirte en "alguien", para premiar al que más es y al que más tiene, y señalar con un dedo acusador al que tiene poco. No importa que lo que hagas sea más humano que lo hecho por tu vecino, si él tiene más "material" que tu, y menos alma.

    ResponderEliminar
  11. Completamente de acuerdo contigo, y por recordarte un político te mencionaré al mejor que ha tenido este país: ADOLFO SUAREZ

    ResponderEliminar
  12. Perdón, se me olvidó decir una cosa.
    En este país llamado aquí en el que todos supuestamente somos iguales y gozamos los mismos derechos hay que tomar una seria decisión entre las dos opciones que planteo:

    Politico sin trabajo, político al paró con un máximo de dos años y luego que soliciten las prestaciones.

    O eso, o aquí desde un albañil a un zapatero, todos con los mismos privilegios y derechos.

    Dicho para que conste en Santiago de Compostela el 4 de junio del 2.011, a la hora de la siesta.

    Firmado:
    Manuel Losada González.
    DNI: ********C

    ResponderEliminar

Gracias por estar ahí.

Otros blogs afines que han actualizado recientemente:

Esta obra está bajo una
Creative Commons License
licencia de Creative Commons
.