martes, 6 de septiembre de 2011

Apretarse el cinturón no quita el hambre.

La crisis es una sensación de hambre contra la que el hecho de apretarse el cinturón es un acto meramente estético, consigues que no te caigan los pantalones pero no matar el hambre; para saciar el hambre es necesario que se mueva el mercado y que los mercados se muevan son necesarias inversiones. Para que haya inversiones es necesario que el capital se mueva y para que el capital se mueva se tienen que dar las circunstancias para que lo haga, esto es que el capital sienta que está mejor moviéndose que calentito en casa.

Para que el capital sienta que es mejor moverse que estar calentito en una caja de seguridad bastaría que su dueño sintiera que o lo mueve o lo pierde vía impuestos... si en ese caso el capital intentará huir al paraíso, pero habría que hacerle entender que podría ir a la cárcel por ello o perderlo todo por el camino.

Pero para todo esto es necesario que los estados hagan su trabajo y que legislen imponiendo a los mercados las condiciones necesarias para actuar y no permitiendo que sean estos los que marquen las reglas de juego.

Por otro lado el que vaya el próximo fin de semana a un centro comercial y se aburra que se dedique a mirar las etiquetas de los productos y se fije en cuantos son "Make in China"... ya no somos la España en la que no se ponía el sol, ahora parecemos la Europa en la que no se pone el sol.


6 comentarios:

  1. Eso que tu propones es, en cierto modo, la economía planificada". Algo que las "nuevas" tendencias consideran una abominación. Nos han estado vendiendo la bonanza de la economía de mercado y hemos comprado el producto sin rechistar, ahora tenemos los resultados. No todo es culpa de "ellos".

    ResponderEliminar
  2. Bien dicho, Logio.
    Si actuasen los gobiernos como propones otro gallo nos cantaría a todos.

    ResponderEliminar
  3. Pero todos tenemos la culpa, empezando por la vecina que se queja de que han montado otra tienda china en su barrio, pero cuando va a comprar se dirige allí muy rápido, mucha hipocresía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muchos bares de la costa mediterránea ya son suyos.

    ResponderEliminar
  5. Me temo que los estados no van a tirar hacia ese lado. De hecho, están yendo justo hacia el contrario: paralizar su propia inversión, reducir gastos, mantener controlados los impuestos de las rentas altas y sociedades...
    Los primeros intentos contra la Crisis del 29 también fueron ultraliberales. Sólo se empezó a salir cuando se cambió radicalmente de política...
    y con la guerra mundial.

    ResponderEliminar
  6. Me pregunto yo lo que habrá costado a las arcas públicas la reunión que han tenido hoy lo señores senadores para debatir no se que de algo que ya está mas que decidido.... un gasto en burocracia que yo cortaría de raíz.

    ¡El senado a tomar por culo!

    ResponderEliminar

Gracias por estar ahí.

Otros blogs afines que han actualizado recientemente:

Esta obra está bajo una
Creative Commons License
licencia de Creative Commons
.