lunes, 11 de abril de 2011

Confusiones en la cocina



Hace unos días confundí la botella de aceite con la de vinagre; ayer pensé que era suavizante lo que en realidad era detergente y hoy me fijo que el paquete de azucar y el quitamanchas se parecen mas de lo que yo quisiera, especialmente habiendo niños en casa.

Las autoridades debería tomar medidas al respeto y obligar a respetar ciertos formatos a según que cosas y reservar ciertos colores para otras.

Es mi humilde opinión.




7 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, Eulogio.

    Ahora, en casa donde hay niños y niñas, las substancias peligrosas, lejos de su alcance.

    Que tengas buen día, prenda.

    ResponderEliminar
  2. Parecer si se parecen por fuera, pero por dentro la cosa cambia mucho, si eres una persona mayor hay que estar muy mal para rociar una magdalena con KH7

    ResponderEliminar
  3. Pero si tienes un niño al que le encantan los azucarillos y un día por error te dejas el KH7 a su alcance a lo peor intenta abrirlo con la boca, porque parecer se parecen demasiado....

    Y no le hecho la culpa al kh7 que tiene un color llamativo y que su parecido con la bombona de butano ya avisa de su peligrosidad, lo que me choca es que el azúcar necesite estos colores llamativos para que la gente se fije en él.... y que consumo lo permita, claro.

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo un abono para las plantas que igualito que el detergente de la lavadora. Cada vez que pongo la ropa a lavar tengo que andar con mil ojos para no abonarla.

    En una casa con niños o con personas mayores hay que andar con mucho cuidado.
    Besucos.

    ResponderEliminar
  5. Demasiado parecidas sí, lo que cual quiere decir que tienes razón en lo que dices.
    Mucha advertencia en los paquetes de tabaco y muchas gilipolleces por el estilo.
    Sin embargo esto a mi me parece más grave por tratarse de azucar y niños.
    Y ojalá nunca te pase, pero como se confundan los niños de envase la culpa te la echarán a tí por tener ese tipo de productos al alcance de los niños.

    Una vez yo confundí una campurriana con una Cuetara, afortunadamente para mí ambas me gustaban.

    ResponderEliminar
  6. Hola Logio, tiene toda la razón es muy sencillo equivocarse teniendo los mismos colores, porque nos movemos por impulsos y cuando te das cuenta del error ya es tarde.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Y la gotita de pegamento instantáneo que es igual a las gotas para los ojos. Tienes razón.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por estar ahí.

Otros blogs afines que han actualizado recientemente:

Esta obra está bajo una
Creative Commons License
licencia de Creative Commons
.