domingo, 11 de abril de 2010

Nos han rescatado.

Esta tarde hemos vivido una pequeña aventura, afortunadamente salió bien y aquí estoy para contarlo:



Para empezar fuimos a visitar el árbol que Laura apadrina desde hace unos día, Andrés tubo que ir al médico aquella mañana y no tiene por lo que este arbolito pasa a ser apadrinado por los dos; costó un poco encontrarlo pues fueron muchos los árboles que plantaron los niños el pasado día siete.



Una vez comprobado el estado del árbol subimos a un lugar que nos gusta mucho para merendar ya que cuenta con buenas vistas y unas hermosas rocas por las que los aventureros pueden escalar sin demasiado peligro.



Una vez merendados pensamos en una rápida visita a la desembocadura del Xares para ver el estado del viejo molido..



... y para ver si seguía allí la pintada en el muro del solo y profundo deseo... y si seguía, algo descolorído.

Aquí es donde empieza la aventura pues la última vez que bajamos y sacamos fotos con nuestra desaparecida (si, se nos ha perdido) cámara compacta, el último tramo era pista y la bajada con una pendiente muy pronunciada pero el firme de tierra estaba en buen estado; cuando bajé hoy no me fijé que había llovido y se había llevado la capa de tierra dejando a las vistas una arena cabrona que nos hizo imposible subir hasta la carretera.

Para empeorar las cosas no había cobertura y empezaba a hacerse relativamente tarde por lo que empezó a tener mala cara el asunto.

Afortunadamente había pescando un joven con un todoterreno que se ofreció voluntario para sacarnos de allí y lo hizo.

Que sepa que aquí tiene un amigo agradecido.



Por cierto que alguien me preguntó por correo hace algún tiempo por la fiesta de los hornos de Lentellais, (una pequeña romería que consiste en recorrer seis antiguos hornos en los que te ofrecen un pincho y un baso por un módico precio) pues que sepa que es el día 1 de mayo a partir de las 13 horas.

Hace un año:
Y hace dos:

23 comentarios:

  1. Vaya susto que te has llevado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, en el cima de la cuesta había aparcado otro coche de otro pescador que estaba un poco mas arriba y al que en caso de apuro habríamos pedido ayuda, al pueblo no hay tampoco mucha distancia pero todo cuesta arriba y muy cuesta arriba, que es lo que me temía, ya me veía pateando hasta conseguir cobertura, diez, cien, mil metros, no se.

    ResponderEliminar
  3. Hola Logio...

    Menudo susto, gracias que siempre hay alguna mano amiga..

    Como no se galego, no te importaría explicarme que es esto, se lo que es un pincho pero un baso, ni idea...

    "ofrecen un pincho y un baso por un módico precio"

    Un saludote de buena semana

    ResponderEliminar
  4. Creo que pagan 12 euros los adultos y seis los niños y eso te da derecho a degustar chorizo, empanada y lo que haya en cada uno de los hornos así como a beber vino y lo que se tercie; no se muy bien porque nunca fui.

    ResponderEliminar
  5. Bueno Logio, siento mucho lo de tu cámara pero que sepas que "yo" no he tenido culpa de que se te hiciera imposible de subir por esa carretera hasta arriba, jopé.
    Menos mal que todo quedó en un susto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Siento el susto, Eulogio.

    Me alegra que encontrarais un hombre bueno.

    Me gustan mucho la primera foto y la canción.

    Espero que todos estéis bien. Un abrazo para toda la fámili. Buena noche.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que fue una imprudencia mía (no suelo hacerlas) bajar allí.

    ResponderEliminar
  8. Imprudencia aún mayor sabiendo que el nivel del caudal del río fluctúa en función de las necesidades de las presas que hay rió arriba.

    ResponderEliminar
  9. Una anécdota más que los peques te recordaran cuando crezcan. Si yo te contara...

    ResponderEliminar
  10. je... todo coincidencias... hoy al volver de nuestro primer día de playa se me ocurrió subir al soberbio Monte Castelo en Outes. En la subida se nos quedó el coche de un modo similar al vuestro. Al final dejando caer coche hacia atrás y tomando la cuesta orillada con una rueda por la hierba llegamos hasta arriba.

    ;-) me alegro que os sacaran de allí, la diferencia de meterse hacia río o de subir a montaña es que cuesta abajo nosotros siempre hubiéramos salidos.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro de que todo haya quedado en mera anécdota dominguera.

    Besucos.

    ResponderEliminar
  12. nosotros nos sacaron de cara pero a vosotros os tendrían que sacar de culo, ja, ja.

    ResponderEliminar
  13. Gran aventura, menos mal que todo ha salido bien.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. habrás pasado un mal rato, mas con los niños contigo. me alegro que solo quedara en un susto

    ResponderEliminar
  15. una buena aventura con final feliz. ¿¿qué más se puede pedir???
    saludos Logio

    ResponderEliminar
  16. Estas pistas de tierra son muy traicioneras con la lluvia. Menos mal que encontrásteis solución, además con los críos todo se magnifica

    ResponderEliminar
  17. De los sustos también se aprende, menos mal. Algo así me pasó a mí hace un tiempo, fuimos a ver un pueblo sumergido por el agua por uno de los pantanos de Franco. Con tanta sequía salió a flote, y yo me metí con el coche casi hasta la plaza del pueblo. Y allí quedó atascado el coche debido a la arena traicionera, a 40 grados, y sin agua ni nada. Lo mejor es no ponerse nervioso y pensar. ¿que me sacó de allí? escobones. Esa planta rugosa que fuimos poniendo debajo de las ruedas e ir alternando. Con paciencia salimos de ahí, y descuida que me vuelva a ocurrir.
    Lo dicho, lo que cuenta es que sólo quedara en una incidencia.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Menos mal que siempre hay personas dispuestas a ayudar. Saludos,

    ResponderEliminar
  19. Hola Logio, la aventura es la aventura y a veces ocurren estas cosas, pero cuando acaban bien pasan a ser unas anecdotas que se recuerdan con agradabilidad.

    Y las personas que aparecen como salvadores, no se olvidan nunca.

    Un abrazo
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  20. La 1º foto es preciosa. Que susto.

    ResponderEliminar
  21. ¿Susto o muerte? que diría aquel

    ResponderEliminar
  22. Lo más importante en la salida al campo es el tiempo, más de una vez se me han puesto de pajarita al ver que anochece y todavía estoy a medio camino. Desde entonces me cojo al lema de “el que madruga Dios le ayuda“...y me voy por la mañana.

    ResponderEliminar

Gracias por estar ahí.

Otros blogs afines que han actualizado recientemente:

Esta obra está bajo una
Creative Commons License
licencia de Creative Commons
.