martes, 22 de diciembre de 2009

Un siglo de una tragedia.

Siete cuevas, siete ermitaños.... restos prerománicos.... una talla de una virgen.... un obispo que curra de sus dolencias milagrosamente a a su paso por el lugar y un santuario en un entorno precioso.
Santuario As Ermidas
Fue el 22 de diciembre de 1909, hoy hace un siglo

cuando la ladera de la montaña que hay detrás del Santuario de As Ermitas (como le llamamos por aquí, aunque el nombre oficial es "Santuario das Ermidas")

se derrumbó llevándose río abajo a 36 personas.

Peró aún dentro de la tragedia fue un golpe de suerte

porque, al tratarse de las fechas en las que estamos, no había en el pueblo ninguno de los 120 seminaristas que allí estudiaban.

Algunas de las fotos son tesoro regalado por mi a migo Amio Cajander y otras las he visto yo por ahí.

¡Recomiendo!
¡También!
Me gustaron estas fotos.
Hace un año:

10 comentarios:

  1. Cuando las fuerzas de la Naturaleza dicen "aquí estoy yo", es de temer, y menos mal que, como bien dices, dentro de lo malo, no pasó lo peor. Un abrazo, compañero, y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  2. Esas fotos son un tesoro, guárdalas en arca con paño.

    Besucos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Logio, es un buen documento el que muestras en esta entrada, amen de lo bonita que es la iglesia con esas dos torres.

    que pases una feliz Navidad en compañia de los tuyos.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Logio... una entrada muy documentada..

    Un besote y feliz Navidad para los tuyos y para ti amigo

    ResponderEliminar
  5. Magníficas fotos, y un buen recuerdo¡¡ afortundamente como bien dices hubiera podido ser muchísimo más catastrófico.
    saludos y felices fiestas

    ResponderEliminar
  6. Wow, menuda sacudida dio la montaña!

    1 saludo, Logio y pasa bien las fiestas=)

    ResponderEliminar
  7. Si que tiveron sorte,que pases bo nadal.

    ResponderEliminar
  8. En memoria de los desaparecidos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Mi abuela quedó huérfana a los 9 años en esa desgracia. Una peña arrasó con la casa y se llevó a padres, hermanos y algún primo seminarista, que al estar de vacaciones esperaba en casa de sus tíos para marcharse a Larouco.
    La pobre mujer no podía soportar las tormentas, porque nos contaba ella, que un rayo cayó sobre una roca, que despeñándose ladera abajo se llevó por delante a las casas que encontró hasta llevarlas al río.
    Gracias por las fotos.
    Saudiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer conocerte Quin, siento que te haya afectado tan de cerca.

      Eliminar

Gracias por estar ahí.

Otros blogs afines que han actualizado recientemente:

Esta obra está bajo una
Creative Commons License
licencia de Creative Commons
.