viernes, 18 de diciembre de 2009

Hidalgos, fidalgos y parecidos.

Me sorprendió mucho encontrar una referencia a un pleito de hidalguía en una pequeña aldea de montaña de la provincia de Ourense como es Castromarigo, el pueblo en que nació mi padre, así que me he propuesto profundizar un poco mas en el concepto de Hidalgo.

Se confunde normalmente el término de Hidalgo o Fidalgo (En castellano antiguo y en Gallego) con el de Noble y no es exactamente lo mismo; como dijo en su día el Conde Duque de Benavente a un recién instalado Felipe V:

Señor, Vuestra Majestad puede crear Grandes de España, pero no Hidalgos; los hidalgos solo los hacen Dios y el tiempo.

Es que el hidalgo es el "Hijo de Algo", un concepto que implica que tu estirpe viene de atrás, que te viene dada por un apellido, mientras que un Noble puede haber llegado a esa condición como un premio a unos servicios prestados al Rey.

Había dos formas de llegar a la Hidalguía, una primera típica, esto es, consiguiendo hacienda, y una segunda forma era muy curiosa, consiguiendo tener siete hijos varones, recordemos que estamos en tiempos que los que hacían mucha falta brazos fuertes para empuñar armas.

Entre los Hidalgos también hubo decadencia, (que te lo den hecho no suele triunfar) así que llegó un momento en que se podía ser Hidalgo y al mismo tiempo un don nadie (acuérdate de D. Quijote) pero eso sí, conservaban algunos privilegios, uno de ellos al menos curioso también; es el hecho de que no podía ser ahorcados sino que debían ser decapitados en caso de ser condenados a muerte.



Si me permites la broma, hoy en día un Hidalgo por aquí, por mi provincia sería José Manuel Baltar Blanco, porque si haber hecho nada para merecerlo puede ser el presidente del PP de Ourense por ser "Hijo de" José Luis Baltar Pumar, el actual (y por poco tiempo) presidente de la Diputación de Ourense.

Esta entrada está escrita para mis Apuntes de Genealogía pero el chiste barato se queda aquí, que allí no viene a cuento.

Hace un año no publiqué.

9 comentarios:

  1. Muy interesante y aleccionador, hidalgo caballero. ¿O debo decir fidalgo?

    ResponderEliminar
  2. Como te comentaba en la entrada de Rio Xares, en Cobreros y sus anejos había un porcentaje exagerado de hidalgos ¡aunque estoy seguro que ninguno tenía un duro!

    ResponderEliminar
  3. Desde los tiempos del Quijote ya no hay hidalgos, porque las causas nobles solo son de locos y soñadores, y hoy día todos somos muy realistas y cuerdos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Mi tierra, Cantabria, es tierra de hidalgos, generalmente de hidalgos que no tenían dónde caerse muertos, y si no que se lo pregunten a Quevedo, que por cierto descendía de aquí.

    ResponderEliminar
  5. el otro día oí una muy buena...

    ... "terelu" Baltar Blanco

    ResponderEliminar
  6. Hola Logio, muy currada la entradita esta.

    Mira simepre haabia oido hablar de los Hidalgos (fidalgos) pero estaba equivacado en mi pensamiento. Ahora ya lo tengo claro, con la explicación que das arriba.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Eu pensei que lle perdoaban a vida,o final podianlle cortar o jañote.

    ResponderEliminar
  8. Hola mi ilustre hidalgo Don Logio.. una soñadora aunque realista..

    Pasa a darte un gran besote y desearte a ti y los tuyos unas muy entrañables navidades y un estelar 2010..

    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  9. Me hace gracia cuando dice que en el resto de España el peso de la nobleza hay que situarla en un porcentaje menor al 1%...claro la duquesa de Alba concentra todo el porcentaje pues la cantidad de títulos nobiliarios que tiene son para parar un tren.
    Felices fiestas!!!

    ResponderEliminar

Gracias por estar ahí.

Otros blogs afines que han actualizado recientemente:

Esta obra está bajo una
Creative Commons License
licencia de Creative Commons
.