sábado, 19 de diciembre de 2009

Este pirata si que escondió un tesoro.

Algunos sabéis del juego que nos traemos entre manos un servidor y un amigo consistente en dejarnos pequeños tesoros ocultos allá por donde pasamos a fin de que el otro los encuentre cuando le toque recorrer los mismos caminos.

Pues bien, este jugador puede ser considerado a partir de hoy como un Maestro del juego, ya que bajo la estatua de Miguel de Cervantes, frente al Congreso de los Diputados unos obreros hayaron una "cápsula del tiempo" en perfecto estado de conservación que contenía cuatro tomos de El Quijote del año 1819, un ejemplar del Estatuto Real para las Cortes del Reino de 1834 y algún otro docuemento aún húmedos por del insecticida con el que fueron impregnados.

Mas información aquí, aquí, aquí y aquí.

Hace un año:

6 comentarios:

  1. Halaaaaa! se me habían pasado las pistas...

    supongo que ese par de semanas locas tuvieron la culpa

    acabo de sufrir un terrible motín y ser degradado a fregar la cubierta de nuestro buque durante tres travesías seguidas!!!

    respecto al del Quijote... ha pasado directamente a mi galería de ídolos.

    Glups, nos pondremos en marcha en cuanto remendemos nuestras velas

    ResponderEliminar
  2. Me están dando ganas de jugar a este juego=)

    ResponderEliminar
  3. Ánimo,Amio. Que tres travesías no son nada.
    Logio, chivato.
    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  4. Seguro que os obreros no lle deron nin os bos dias,mecajo na tos.

    Que teñas sorte,non te olvides do RON

    ResponderEliminar
  5. No preocuparse el capitán de la fregona que a estas alturas la lluvia se lo habrá llevado por delante fijo; me imagino la cara del que lo encontrara, ja, ja.
    Perdone El Guardián de la puerta la indiscreción pero es que el Quijote me lo puso a huevo, juro por todo lo sagrado que no era mi intención provocar ningún motín, que los que pasamos semanas duras entendemos las maduras.

    Al que se anime a jugar lo voy a invitar primero a entender de que va el juego.

    Ron, ron, ron, la botella de ron.

    ResponderEliminar
  6. ¿Tan mayores y jugando? ¡Qué envidia!

    Y encima con ron y todo. ¡Cómo sois los gallegos!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por estar ahí.

Otros blogs afines que han actualizado recientemente:

Esta obra está bajo una
Creative Commons License
licencia de Creative Commons
.