jueves, 22 de octubre de 2009

Una broma

En la entrada anterior a cuenta de la extraña ubicación del campanario de la iglesia de San Estevo de Ribas de Miño,
Merce me pregunta en un comentario si no nos dieron tentaciones de tocar las campanas teniéndolas tan a mano, a lo que debo confesar que si, que tentaciones tuve pero como adulto responsable me vi obligado a reprimirme.

No fue así hace algún tiempo cuando cierta noche de cierto exceso, acompañé a un amiguete en una broma que a continuación te relato:

Ponte en situación, una noche clara y con viento y una aldea de estas que tenemos por aquí, solitaria en medio del monte, una iglesia con su campanario, su cementerio y un hermoso ciprés escoltándolo.

Mi amigo, aficionado a la caza pesca sacó su caña del maletero, quitó el sedal y me dio una punta, pidiéndome que me subiera al campanario y lo atara al badal de la campana, mientras él trepaba por el árbol para atar la otra punta del sedal en una rama.

Terminada la maldad nos fuimos hasta el otro lado del río y aparcamos el coche en una zona oscura desde la que se observaba perfectamente el entorno de la iglesia.

La noche fue empeorando hasta que una ráfaga de viento movió un poco mas de lo habitual el ciprés que tiró del sedal y movió el badal de la campana que sonó dos o tres veces de forma sorda, luego silencio.

Nada pasó hasta la tercera o la cuarta vez que la campana sonó, momento en el que un vecino asomó la cabeza por la puerta de su casa, como el silencio volvió se metió de nuevo en ella hasta que la campana sonó por quinta vez quizás; al rato casi todo el pueblo estaba a la puerta de la iglesia, desde nuestra posición al principio solo oíamos murmullos, luego palabras fuertes y al final blasfemias, señal inequívoca de que habían descubierto el sedal, momento en el que ya nos fue imposible contener la risa, así que creímos llegado el momento de salir corriendo y dar por concluida la broma.

21 comentarios:

  1. Hola Logio, muy buena, seguro que se llevaron buen susto los pobres, hasta descubrir el sedal.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Logio, a ver si pensaron que era la Santa Compaña jaja

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Si os pillan los del pueblo os linchan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Je, je, je, la cara que hubierais puesto si os pillan... Me imagino la primera impresión que recibieron hasta descubrir la broma... Más de alguno pensaría en algo irreal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Le podiáis haber provocado un infarto a mas de uno,jajajajjaja

    Bicos

    ResponderEliminar
  6. Fue quizás la única broma que gasté en mi vida y debo que reconocerle la autoría intelectual a mi por entonces compañero de aventuras, las circunstancias de la vida son las circunstancias de la vida y aquellas risas fueron sanas y saludables.

    ResponderEliminar
  7. Por un momento me he imaginado que las risas hubiesen delatado vuestra presencia... Son bromas sin maldad, sin duda, pero que cabrean mucho a quien las recibe.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, muy buena la broma, supongo que tu amigo aparte de ser aficionado a la caza lo era a la pesca también.

    ResponderEliminar
  9. ¿Puese caza?.... Debería haber dicho pesca, en efecto. Mil disculpas.

    ResponderEliminar
  10. Eulogio, a eso en mi pueblo no se le llama broma, le llamamos gamberrada. Anda que... como para haberos tenido colgaditos de la campana por los pies un rato, con el sonido en estéreo.

    Es un decir, pero de verdad que soy yo una madre del pueblo y me despertáis al crío o a la abuela enferma y os dejo sordos a campanadas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Si, quizás si, quizás fue mas gamberrada que broma, si fuera broma al día siguiente nos reiríamos todos juntos pero a mi no me quedaron ganas de contárselo a nadie hasta ahora pasado el tiempo y los vecinos no hablaron mucho del tema, al menos fuera del pueblo porque la cosa no fue sonada como nosotros imaginamos.

    Si podemos considerarlo una pequeña gamberrada aunque daño no hicimos a nadie... creo.

    ResponderEliminar
  12. Muy buena broma, y de las sanas. A nosostros lo máximo que se nos ocurría era cambiarles a las señoras las plantas del portal con las de las vecinas y saltar por lo montones de grano apilados en las heras. Eramos muy buenos...
    Un besote

    ResponderEliminar
  13. jajajaja gamberretes!!! jajajaja

    Yo me se de unos que el dia de fieles difuntos, cuando todo el pueblo estaba en misa de doce, se dedicaron a traer el carretillo de cada vecino a la puerta de la iglesia, y luego cuando salieron de misa, cada uno se iba a su "casa con su carretillo" :)

    ResponderEliminar
  14. Lo que me he reído con lo del carretillo, ja,ja.

    Yo también se de unos que cambiaron de sitio a pulso mi 127, pero no unos centímetros no, de un lado a otro del instituto.

    ResponderEliminar
  15. Joer, para que luego digan que los vascos somos brutos... vaya con tus amigos.

    ResponderEliminar
  16. Así que fuiste tú... sabría que tarde o temprano confesarías....

    espera que voy a avisar a los del pueblo

    ;-)

    ResponderEliminar
  17. El 127??? jajajajaja tiene razon Morgana jajaja

    ResponderEliminar

Gracias por estar ahí.

Otros blogs afines que han actualizado recientemente: