lunes, 8 de junio de 2009

Los chicos del cable.

Tienen edades entre los 7 y 11 años de edad y son llamados “los niños del cable” porque para llegar a su escuela tienen que descender por un cable de acero de 800 metros de largo, a una altura de 200 metros, solo con la ayuda de unas desgastadas poleas y unas improvisadas y poco resistentes cuerdas. El vertiginoso descenso dura entre 30 y 40 segundos y al llegar al final del cable frenan con una horqueta de palo. Para regresar a casa después de clases deben subir un cerro y volver por otro cable que los lleva de nuevo al puente, desafiando de nuevo a una suerte que parecen no tener pero que les acompaña cada mañana en el cable.



Es de COLOMBIAPRENDE y lo vi en la bitácora de Aníbal de la Torre.


Hace un año:

18 comentarios:

  1. Y agradecidos de tener un colegio donde ir.

    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Aun tengo la piel erizada de ver esto. Y pensar que a mi me da miedo ir a Coruña conduciendo por que tengo que pasar los viaductos de la carretera. La próxima vez que tenga que ir pensare en los niños del cable. Creo que no me voy a olvidar de ellos en mi vida.

    ResponderEliminar
  3. Eulogio, pocas veces una entrada me ha conmovido tanto como esta. Sin duda que esta figurará entre mis favoritas para siempre.

    ResponderEliminar
  4. Que heavy...

    y sin embargo se les ve tan seguros.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, ya había visto este vídeo en algún otro sitio. Es que es verlo y dar ganas de empezar a dar ostias a los gandules que hay por ahí... perdón por esta agresividad descontrolada pero es que mi negocio está justo en frente de los institutos de mi ciudad... algunos con tanto y otros con tan poco...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Realmente muy triste.
    Como dice Http 501, se le ve seguros porque no conocen otra forma.
    Te acuerdas de la entrada que hice hace un año sobre "El peligroso camino del colegio"
    http://elbauldejosete.wordpress.com/2008/07/19/el-peligroso-camino-del-colegio/

    ResponderEliminar
  7. Ahora que lo dices Jose...
    Voy a poner un enlace en la entrada.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  8. Fantastica entrada...y tremnenda a la vez...y estos se quejan por que llevan la mochila a cuesta...ay que joderse...en fin la vida...

    ResponderEliminar
  9. Extraordinario el vídeo y la entrada.. Muchos jóvenes deberían ver esto.. Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Impresionante el vídeo, a veces no nos damos cuenta de la suerte que tenemos.

    ResponderEliminar
  11. Hace no mucho en uno de los canales de TV pusieron un documental sobre los niños del cable. Es increíble la cantidad de kilómetros que estos niños hacen cada día, a través de peligrosos senderos en medio de la selva y sorteando estos accidentes geológicos mediante este sistema de poleas y cables.

    En verdad, hay infancias que son historias conmovedoras y ejemplares.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. No veas el nudo en el estómago que se me a hecho.
    Y la niña que confiaba más en sus cuerdas que en en arnés, madre de Diós.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Ver para creer. Impresionante documento.

    Y nosotros que tomamos toda clase de medidas.

    Me he quedado sin palabras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. impresionante,deberiamos de pensar en lo q tenemos y no quejarnos tanto

    ResponderEliminar
  15. Por eso yo no entiendo la deserción escolar en España.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Logio.

    Comparto mucha de las opiniones de los colegas. Debemos de aprovechar lo que tenemos en nuestros pueblos. Muchas veces nos quejamos y no miramos todo lo que tenemos a nuestro alrededor.

    ¡Saludos!.

    ResponderEliminar
  17. ¿Cómo regresan del cole a casa?

    ¿Dónde viven esos niños?

    ResponderEliminar
  18. que niños más educados y sanotes! Lo que más me sorprende es la naturalidad con que ven pasar por el cablecito en cuestión. Llegarán lejos.

    ResponderEliminar

Gracias por estar ahí.

Otros blogs afines que han actualizado recientemente: